¿Qué necesita mi negocio para convertirse en franquicia?

Abogada corporativa y de emprendedores. Directora de Milagencia Legal.

En México y el mundo, el iniciar y mantener un negocio conlleva mucho esfuerzo, dedicación, energía, tiempo, dinero y conocimiento.

 

Muchos de esos aspectos no los cuantificamos debido a que los vamos incluyendo en el negocio con el paso del tiempo y no somos conscientes de ellos. Pero cuando nuestro negocio es aceptado por el mercado y empieza a ser rentable, llega el momento de decidir entre expandirnos por cuenta propia o con dinero de terceros.

La primera opción es la más desgastante y riesgosa debido a que todo lo seguiremos dirigiendo nosotros mismos y es nuestro capital el que estará invertido. Bajo la segunda modalidad, al tener una marca y un sistema probado, compartiremos nuestra responsabilidad con otras persona, lo que vuelve a las franquicias una opción interesante como modelo de expansión.

¿Cuándo franquiciar mi negocio?

Se recomienda franquiciar un negocio probado, que tenga al menos 5 años de experiencia o más de 3 sucursales funcionando de manera exitosa. El negocio se debe de componer de una marca reconocida y registrada, así como un modelo de negocio bien documentado y probado para dar los resultados probados.

Los aspectos fundamentales internos por los que se recomienda optar por un modelo de franquicia son:

  • Contar con una marca registrada
  • Contar con procesos y procedimientos operativos bien definidos y documentados
  • Contar con un plan financiero probado, actualizado y expandible
  • Contar con un sistema de capacitación actualizable y mejorable
  • Contar con un plan de marketing tanto de la marca como del producto o servicio ofrecido
  • Contar con procesos y procedimientos replicables para seleccionar las mejores ubicaciones y locales
  • Contar con todo el respaldo legal vigente para contar con un respaldo ante situaciones mercantiles y comerciales

Todo lo anterior nos permitirá contar con un negocio fuerte en todos los aspectos; probado y sin dejar ningún aspecto al azar para poder continuar con el crecimiento que tanto trabajo, esfuerzo, dinero y tiempo implicó. Y, sobre todo, nos dará la posibilidad de replicar nuestro negocio cuando decidamos franquiciarlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *